Valores.jpg


Educar en responsabilidad






Harris Clernes y Reynold Bean son autores de diversos libros, entre ellos: Cómo enseñar a sus hijos a ser responsables, Cómo inculcar disciplina a sus hijos, Cómo ser mejores padres, Cómo desarrollar la autoestima en los adolescentes, Cómo ayudar a sus hijos en el colegio…
Ellos consideran que muchas veces se confunde responsabilidad con obediencia. Los padres y los maestros que constantemente dan órdenes a los niños contemplando con satisfacción cómo éstos las ejecutan, no están necesariamente enseñándoles a ser responsables. Los niños actúan de manera responsable cuando se comportan adecuadamente sin que haya que recordárselos una y otra vez.
Según estos autores, un joven es responsable si…
  • Realiza sus tareas en el hogar y el colegio sin que haya que recordárselo en todo momento.
  • Puede razonar lo que hace.
  • No culpa a los demás sistemáticamente.
  • Es capaz de escoger entre diferentes alternativas.
  • Puede jugar y trabajar a solas sin angustias.
  • Puede tomar decisiones que difieren de las que otros jóvenes toman en el grupo en que se mueven.
  • Respeta y reconoce los límites impuestos por los padres y profesores sin discusiones inútiles.
  • Puede concentrar su atención en tareas complicadas (según su edad) durante cierto tiempo sin llegar a situaciones de frustración.
  • Lleva a cabo lo que dice que va a hacer.
  • Reconoce sus errores y trata de corregidos sin armar un lío.
Para inculcar la responsabilidad es primordial que, desde niño, en el hogar se establezcan normas y reglas claras. De lo contrario resultará difícil practicar la autodisciplina necesaria para controlar los comportamientos propios. Se sentirá confundido y no sabrán exactamente cómo seguir las directrices que le dan.
Si los niños no tienen claro qué esperan sus padres de ellos, o no saben cuáles son sus deberes, no podrán educarse en el valor de la responsabilidad. Padres y educadores deben no solo establecer normas de la manera adecuada según la edad de cada niño o joven, sino explicar cuáles son las consecuencias por transgredirlas.
Los autores citados, en el libro Cómo enseñar a su hijo a ser responsable, aseguran que los niños a quienes no se les dan deberes en el hogar desde la primera infancia, carecerán de habilidad para organizarse, para fijarse objetivos y llevar a cabo tareas complejas a lo largo de su infancia y adolescencia.
Sin embargo es fundamental que padres y formadores tengan en cuenta tres reglas al asignar responsabilidades a los jóvenes que educan para que puedan interiorizar este valor:
  1. Coherencia. Cuando una norma no se cumple, se debe dar un suave castigo. Esto tiene sobre el joven más efecto a largo plazo que una actitud incoherente con un castigo severo. La coherencia es una manera de demostrar a hijos y alumnos que se pendiente de su comportamiento.Al ser coherentes padres y maestros, los niños se más y saben a qué atenerse si no cumplen las normas y responsabilidades. Si no hay coherencia, los chicos sienten ansiedad porque no son capaces de predecir lo que puede suceder.
  2. No arbitrariedad. No ser arbitrario significa que padres y educadores hacen algo diferente a lo que habían dicho, o hacen algo sobre lo que no habían advertido previamente. Un acto inesperado del padre ante una responsabilidad no cumplida, aumenta el miedo y la frustración del hijo.Para evitar caer en la arbitrariedad, padres y maestros deben aclarar lo que esperan en cada momento, comunicar esas expectativas de forma sencilla y directa y concretar cuáles son las consecuencias si la actuación no es consecuente con el modelo propuesto.
  3. Recompensar. Ofrecer recompensa a cambio de responsabilidad. Es un estímulo para conseguir comportamientos adecuados. Ello no significa necesariamente regalos materiales, sino reconocimientos pequeños que reafirmarán al individuo joven la satisfacción de la labor cumplida.
FirmaMariaDolores.png

gratis contadores